Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

¡Envíos gratuitos a partir de 80€!

Qué son los envases compostables

Ya te contamos en anteriores post sobre los envases biodegradables y su reciclado; pero hay otro tipo de envase biodegradable que va un paso más allá en la utilidad del envase tras el fin por el que se creó. Pero antes entremos en contexto, todo material es degradable por concepto, la salvedad es el tiempo de degradación y las consecuencias que ocasiona.

Por ello el plástico es tan nocivo, ¿se degrada? Por supuesto, pero en un periodo de varias décadas, y su degradación ocasiona contaminación en el medio ambiente y perjuicio a seres humanos y fauna como lo que ocasiona los microplásticos. Entrando en la materia que nos ocupa en el post de hoy, el envase compostable se define como aquel envase realizado a base de material biodegradable, que no perjudica el medio ambiente, y que, además, va un paso más allá en su utilidad y se transforma en su biodegradación en compost, lo que se conoce como abono. Por lo que aporta un valor añadido a la cadena de utilidad.

Un ejemplo sería el lino o el algodón que tardarían en realizar el efecto de biodegradación entre 1 y 5 meses, mientras que un pañal tarda hasta 120 años o una bolsa de basura de plástico tardaría cerca de 500 años.

Diferencias entre compostable y biodegradable.

Cuando hablamos de material compostable y biodegradable, ambos son biodegradables pero no los dos pueden ser compostable, lo explicamos. Biodegradable, como hemos comentado es el que se degrada de forma natural sin dañar el medioambiente. Sin embargo los compostables son los que se transforman en compost, un abono de buena calidad que permite que la materia orgánica sea un uso distinto por el que se fabricó, bien sea como abono orgánico o fertilizante natural.

Características de los envases compostables.

Para que un envase sea compostable debe seguir los parámetros de normas internacionales que lo certifican como tal. Dichas normas so creadas en nuestro continente por el Comité Europeo de Normalización, en materia de compost son principalmente la Norma UNE-EN 13432 (Envases y embalajes. Requisitos de los envases valorizables mediante compostaje y biodegradación) y la Norma UNE-EN 14995 (Plásticos. Evaluación de la compostabilidad. Programa de ensayo y especificaciones), los aspectos que contemplan son los siguientes:

  • El 90% de su masa sea biodegradable en seis meses.
  • Debe estar libre de sustancias peligrosas y metales pesados.
  • En un periodo determinado deberá biodegradar un porcentaje mínimo de su peso.
  • No deben subsistir, durante la desintegración natural, fragmentos superiores a 2 mm x 2 mm.
  • Proceso debe ser natural.
  • Sujeto a ensayo sobre la calidad del compost obtenido (Norma OECD 208)
  • El material no debe presentar efectos negativos.
  • Valores de pH, contenido salino y de sólidos volátiles dentro de los límites establecidos.
  • Baja concentración de nitrógeno, fósforo, magnesio y potasio.
  • Un buen proceso dependerá de los parámetros óptimos de aire y humedad que se delimiten.

Materiales y tipos de envases compostables.

Algunos materiales compostables serían las cáscaras, huesos o aquel residuo orgánico que no hayan sido tratados anteriormente con elementos químicos. Tampoco son los válidos que hayan estado en contacto con metales o envases compuesto por plástico o plástico biodegradable así como papel o cartón reciclado.

Encontramos varios tipos como la fibra de caña de azúcar o fibra de trigo, así como el bagazo, la cáscara que queda tras haber extraído de la baga la semilla del lino. Otros menos comunes son la hoja de palma, el bambú o madera. E incluso en algunas superficies de supermercado, encontramos en la zona de fruta y verduras bolsas hechas de patata que resisten el peso y son biodegradables y compostables, claro.

Dónde se deben tirar los envases compostables.

A pesar de la creencia de que se puede echar a cada contenedor por el hecho de ser biodegradable, no es así, de la misma forma que no tiraríamos la cáscara del plátano al contenedor de vidrio, los envases compostables (y los biodegradables) deben tirarse al contenedor orgánico. No se recicla como tal, no es como el papel y cartón, o los envases convencionales o de vidrio que se van a reciclar para dar un nuevo uso, el fin del compost es el formado de abono. Si tienes dudas sobre los contenedores, echa un ojo al siguiente enlace que te dejamos aquí, donde encontrarás toda la información que necesites.

Cómo hacer un envase compostable.

Para hacer compost de un envase compostable debemos tener en cuenta los siguientes pasos:

  1. Ubicación cálida y abrigada.
  2. Colocar en el fondo del compostero material seco y leñoso y sobre esa capa añadir compost maduro, o un poco de estiércol, de esta forma los microorganismos que poseen iniciarán el proceso.
  3. Alternar materiales húmedos, como hierba o restos frescos de cosecha, con materiales secos y de vez en cuando una de estiércol (o compost viejo).
  4. Se deberá remover con un aireador para poder mezclarlo bien.
  5. Si con el paso del tiempo está seca podemos regarla o incluirle algún bioestimulante como el purín de ortega.
  6. Si añadimos material fresco en el compost ya hecho se debe hacer un agujero en el que se colocará el nuevo y se cubrirá con material seco.

Si todo ha salido bien y se ha removido a conciencia, a los seis meses máximo (mínimo cuatro), en las capas más inferiores del compostador habrá finalizado la fermentación por lo que el compost estará listo para su uso. En el compostaje doméstico se suele realizar por el método pasivo, esto significa sin control exhaustivo de la temperatura, que deberá estar entre los 35 y 55 grados. Si no dispones de lugar para realizar tu propio compost, simplemente tira los envases compostables en el contenedor pertinente, en Tres R Bio tenemos los que necesitas, contacta con nosotros y realiza tu consulta, únete a nosotros con el movimiento para cuidar el planeta que habitamos.