Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

¡Envíos gratuitos a partir de 80€!

Packaging (envase) sostenible.

La consciencia de nuestras acciones respecto al cuidado del medio ambiente, vive un auge cada vez mayor. Iniciativas colectivas y de índole institucional como la Agenda ODS 2030, fomentan que las empresas tomen conciencia del uso de un envase sostenible en sus productos.

Lo observamos en la economía, antes se producía de forma lineal, el proceso de fabricación consistía en fabricar, consumir y tirar. En este momento hablamos más de economía circular, es el nuevo modelo económico que está instaurándose con éxito en las empresas y compañías, se basa en la premisa de reducir, reutilizar, reemplazar, renovar y reciclar.

Qué es el envase sostenible.

Está muy bien todo lo que te hemos dicho, pero ¿en qué consiste el packaging sostenible? Ecológico, orgánico, verde…se le puede llamar de varias formas además de sostenible, es el packaging el que, en su fabricación, se ha tenido en consideración el eco-diseño y sus principios.

Comienza desde el punto básico de la sostenibilidad desde el diseño del producto, hasta el deshecho del mismo, con el fin de disminuir al máximo el impacto ambiental tanto en la eliminación como el resto del ciclo de vida del propio producto.

No sirve cualquier condición, para que un envasado se considere packaging sostenible, debe cumplir al menos una de las siguientes características:

  • Reciclable.
  • Biodegradable.
  • Se fabrique a partir de materiales reciclados.
  • Reutilizable.

De esa forma cumple la misión de la economía circular, en la que su máxima es el provecho de recursos y materias primas sostenibles, así como el uso de energías renovables.

¿Packaging sostenible para cualquier empresa?.

La respuesta, siempre, es si. No se limita sólo al sector de la alimentación, seguro que estás pensando en un vaso de café para llevar de material kraft, cubiertos de bambú para comer en el trabajo, y demás. Pero el packaging no sólo afecta al producto que llega al consumidor.

Un sofá se embala en plástico protector para asegurarlo en el trayecto que dure el transporte. Y así muchos ejemplos de empresas que, al no estar a la vista del consumidor, no toman preocupación por el uso de embalaje sostenible. Consumidores, lobby e instituciones ejercen presión para una conversión óptima de este tipo de políticas de empresa que redirijan el rumbo hacia un sector profesional ecosostenible. De hecho, la Unión Europea tomó como objetivo el fin de este tipo de plástico de un solo uso, en el año 2029; y que los países miembro han ido adoptando a su legislación, en España la legislación más reciente al respecto es la de residuos y suelos contaminados.

Materiales del packaging sostenible.

Son varias las opciones, y muchos los departamentos de I+d que investigan cómo mejorar el material para los envases sostenibles. La premisa que se toma, es que cumpla las características que se esperan tenga este tipo de producto, que sean reciclable y reutilizable, de cara a que la huella que deje sea mínima.

Cartón.

Uno de los más sostenibles, aunque su ciclo de vida sea corto, su reciclabilidad le posiciona como la mejor opción. El cartón corrugado es una de las mejores opciones para el soporte de un peso elevado, además de que su resistencia le convierte en idóneo como material para transporte.

Bioplástico.

También conocido como plástico vegetal, se obtiene de vegetales como el maíz, soja o fécula de patata. Sus características son similares al plástico y es 100% biodegradable, aplicado a sectores como agricultura, industria textil o medicina.

Vidrio.

Relacionado con el sector consumo dada su magnífica conservación de cosmético y alimentos. De alto reciclado dado que se aprovecha el 100% de su material, practicamente sin diferenciarse el que se ha hecho con material nuevo o reciclado.

En TresRBio somos expertos en packaging sostenible, déjanos ayudarte a convertir tu empresa en otro remo a favor del medio ambiente, contacta con nosotros y pondremos todo nuestro catálogo sostenible a tu disposición.